NEGOCIACIÓN AMPLIACIÓN OFERTA EMPLEO PUBLICO


CSIF ESTÁ NEGOCIANDO CON LA ADMINISTRACIÓN PARA AMPLIAR LA OEP EN LOS PRÓXIMOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

El sector público aún está al margen del crecimiento de empleo que experimenta el sector privado

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) emplazó hoy al Gobierno a introducir nuevas políticas que permitan a las administraciones públicas actuar como motor económico en la salida de la crisis, la creación de empleo de calidad y mejorar la calidad en los servicios públicos deteriorados a lo largo de los últimos años.

El presidente del Gobierno analiza hoy con el Comité Ejecutivo Nacional del PP los últimos datos económicos y la Encuesta de Población Activaconocida la semana pasada. Pues bien, CSI-F recuerda que nuestras administraciones aún están al margen del crecimiento incipiente de empleo que experimenta el sector privado.

En el caso del sector público, todavía no se registra crecimiento interanual, frente a la tendencia general (15.500 personas menos que en el mismo periodo del año anterior). Además, los puestos de trabajo que se están creando son de carácter interino. En el último año se perdieron 35.000 empleos de duración indefinida y se crearon 19.500 temporales.

Esta circunstancia se da principalmente en la Sanidad y la Educación, sectores fundamentales de nuestro Estado del Bienestar. Esto demuestra que las administraciones públicas están ‘parcheando’ las necesidades de personal con contratos temporales de baja calidad.

Si aumentáramos las contrataciones en nuestras administraciones (especialmente en ámbitos como la educación, sanidad, servicios asistenciales, se crearían miles de puestos de trabajo, se contribuiría a reducir el paro, mejorarían las cifras de consumo y de riqueza del país y se mejorarían los servicios públicos que reciben los ciudadanos. En este sentido, CSI-F está negociando con la Administración para ampliar la oferta de empleo público en los próximos presupuestos generales, entre otros temas.

Y es que las 9.000 nuevas ocupaciones registradas en el último trimestre (las plantillas del sector público se sitúan hoy en 2.929.500 personas) son claramente insuficientes para garantizar la calidad de los servicios públicos, teniendo en cuenta que se han perdido 377.100 puestos de trabajo en los últimos tres años (respecto al tercer trimestre de 2011).

Además, la precariedad en el empleo público afecta de manera mayoritaria a la mujer. Los últimos datos arrojan 211.000 puestos de trabajo temporales para los hombres, frente a 373.000 en el caso de las mujeres. De la misma manera, el número de mujeres a tiempo parcial casi triplica al de los hombres (145.100, frente a 52.200), un elemento que incide claramente en la brecha salarial.

Otro dato preocupante, a tener en cuenta, es que 199.200 personas (un 7 por ciento del total) tienen más de 60 años y por tanto, se encuentra a las puertas de jubilación. Y 916.100 trabajadores tienen más de 50 años. Esto nos da una idea del envejecimiento de las plantillas, ya que un tercio de los empleados públicos se jubilará a medio plazo.

En cualquier caso, los datos de la EPA nos dan la razón cuando decíamos que las Administraciones Públicas tienen necesidades de personal para garantizar la calidad de los servicios públicos y que es posible crear empleo en este ámbito si existe voluntad política.

Por este motivo, CSI-F insiste en la necesidad de impulsar un pacto de Estado que garantice la pervivencia y la modernización de nuestro sistema de administraciones públicas, así como un plan de recursos humanos para determinar las necesidades de las plantillas y convocar ofertas de empleo público.